Melasma y ácido tranexámico

Adivina adivinanza. No implica picor, dolor, escozor ni alteraciones de sensibilidad. Y sin embargo, nos genera gran desazón. ¿Qué es?

Conocido como cloasma o máscara del embarazo, el melasma es una patología cutánea que se produce como resultado de un desequilibrio en la cantidad de las células encargadas de generar la melanina: los melanocitos.

Su aparición es común en las zonas expuestas al sol: la frente, el labio superior, el mentón y las mejillas. 

No existe consenso científico sobre su origen. Pero si son conocidos algunos factores relacionados con su aparición: los rayos ultravioletas; algunos factores hormonales, por ejemplo durante el embarazo o con consumo de anticonceptivos orales; fármacos; o predisposición genética.

En el 90% de los casos aparece en mujeres. Aunque en un pequeño porcentaje, también puede aparecer en los hombres.

Si estás cansad@ de probar cremas despigmentantes, puede que sea el momento de confiar en nuestro equipo de médicos expertos.

¿Puede confundirse con otras patologías?

El melasma puede clasificarse en dérmico y epidérmico.

Los melasmas epidérmicos afectan a las capas más superiores de la piel. Suele ser de color marrón.

Los melasmas dérmicos afectan a las capas más profundas de la piel. Suele ser de color azul grisáceo. Es más difícil de eliminar.

Debe diferenciarse de la hiperpigmentación. Que origina manchas oscuras en la piel. En estos casos las lesiones no suelen ser simétricas.

Un médico experto deberá evaluar tu caso.

Tratamientos para el melasma

En nuestra clínica es frecuente la visita de pacientes afectados por esta pigmentación anómala. 

Aunque no es un problema médico, si puede producir una gran contrariedad estética. 

Veamos algunos de los tratamientos más comunes.

Prevención

El sol es un factor presente en muchos casos de cloasma. Todo lo que nos ayude a reducir el impacto de los rayos ultravioletas sobre nuestra piel será de gran ayuda.

Se recomienda el uso de filtros solares de protección superior a FP50 en todas las épocas del año.

La alimentación también juega un papel importante.

Un médico experto podrá evaluar tu caso en concreto y asesorarte pertinentemente.

Tratamiento láser

El láser es uno de los métodos más utilizados para reducir las manchas.

Este tratamiento consiste en emitir ondas de luz de diferentes longitudes de onda y en diversas direcciones. Lo que técnicamente se denomina ondas de luz incoherentes.

La energía de la luz es absorbida por cromóforos específicos contenidos en los tejidos (en este caso, la melanina) y transformada en energía térmica.

Los tejidos objetivo se calientan a una temperatura que los destruye total o parcialmente, sin dañar los tejidos del alrededor.

En este método se utiliza las características de las diferentes estructuras de la piel por las que cada zona absorbe una luz de un color específico.

El principio de uso es parecido al de los métodos de eliminación de tatuajes mediante láser.

Puedes profundizar un poco más en este enlace.

El ácido tranexámico

El ácido tranexámico es un tratamiento nuevo para el melasma que puede realizarse por vía oral, aplicación tópica o inyección intradérmica.

molécula ácido tranexámico
molécula ácido tranexámico

Tiene un gran poder despigmentante. Sus resultados son muy ilusionantes.

Reduce las manchas existentes y previene la aparición de otras nuevas.

Entre sus características:

  • Bloquea la ruta de formación de melanina.
  • Previene la acumulación de melanina.
  • Disminuye la actividad de los melanocitos.

Como curiosidad, se ha convertido en un fenómeno cosmético en países asiáticos.

Queridos pacientes,

Si padeces melasma déjate asesorar por un médico. 

Valoraremos el tratamiento que mejor se adecua a tus circunstancias.

Otros escritos que te pueden interesar