Ácido hialurónico

Compartimos que es el ácido hialurónico, cual es su papel en la lucha para retardar el envejecimiento y los distintos tipos existen.

¿Qué es el ácido hialurónico?

El ácido hialurónico es una molécula natural que se encuentra en la matriz extracelular de los tejidos animales. Su fórmula es (C14H21NO11)n.

Podemos imaginarlo como una sustancia viscosa que une las células entre si, las lubrica y ayuda a mantener su forma.

Lo encontramos en los tejidos conectivos, tejidos nerviosos y epitelios de nuestro organismo. En la práctica, en lugares tan diversos como la epidermis, músculos, vasos sanguíneos, tendones, fluido de los ojos,…

Una de las principales características del ácido hialurónico es su alta capacidad de absorción de agua.

Actúa por ello como un excelente hidratante y lubricante de nuestro organismo. Por ejemplo, tiene una gran interacción con el colágeno, asociado a la vitalidad de nuestra piel.

ácido hialurónico (C14H21NO11)n
Molécula de ácido hialurónico. (C14H21NO11)n. Fuente: wikipedia

Envejecimiento

El ácido hialurónico ayuda a generar puentes que conectan las células de nuestros tejidos.

Tiene un metabolismo muy dinámico. Una de cada 3 moléculas de ácido hialurónico se reemplaza a diario.

Con el paso del tiempo nuestro organismo pierde capacidad de reemplazar estas moléculas con lo que nuestros tejidos se degradan paulatinamente y adquirimos un aspecto menos vital. Generalmente ocurre aproximadamente a partir de los 35 años.

Proceso de envejecimiento de nuestro organismo

El envejecimiento es un proceso progresivo y dinámico que nos afecta a todos.

El sol, el sueño, la alimentación y el estrés contribuyen a su aceleración.

Una solución para recuperar una parte del ácido hialurónico que con el paso de los años dejamos de poder regenerar es aportarlo a nuestro organismo desde el exterior.

En este caso, es importante diferenciar el ácido hialurónico reticulado del no reticulado.

Ácido hialurónico no reticulado y ácido hialurónico reticulado

Las moléculas de hialurónico pueden entrelazarse entre ellas con distintos tipos de uniones que van a resultar en una matriz o no.

Ácido hialurónico reticulado

Cuando se enlazan en forma de matriz estamos hablando de ácido hialurónico reticulado.

Las moléculas reticuladas se caracterizan por ser capaces de generar volumen.

El tipo de unión en forma de matriz hace también que se degrade menos y que tenga mayor duración.

Ácido hialurónico no reticulado

En el caso no reticulado las moléculas no se enlazan entre si y tienen movilidad sin generar volumen.

Es un ingrediente frecuente en tratamientos antiedad.

Contacto

Queridos pacientes,

Estamos a vuestra disposición por las vías habituales de contacto.